¡Yo también tengo habichuelas!

¡Qué recuerdos!!! Yo solía hacer mesas auxiliares para la casita de muñecas con carretes de hilo gastados. Ya veo que no era la única de las ideas brillantes. Claro que hay que ser más astuta para quitarle el carrete a un gigante. Siento como estar viviendo el cuento de  Jack (Juanito) y las habichuelas mágicas. Mira qué idea más buena con un carrete de cable, unas piedras y ... mucha creatividad.

¿Te atreves a Moguearlo tú también?