Los peques de la casa son también importantes .....

y les enseñamos día a día un porrón de cosas  y entre ellas que las cosas bien hechas bien parecen, que ellos son lo más importante de nuestras vidas y  que una imagen vale más que mil palabras.

Hace unos meses fue la comunión de Javier y Roberto, sus padres quisieron celebrarlo pues como solo ellos se lo merecían........ CON MUCHO AMOR. 

Amor de padre y madre  de ese incondicional que solo los papás y  las mamás saben dar y allí estuvo Mogo una vez más aportando un granito de arena. 

La inspiración de esta comunión fue la frescura de esa tierna época que por desgracia nunca regresa ..... la niñez.

Utilizamos tonalidades azules y verdes mezcladas con la pureza del blanco y el resultado como veréis espléndido. 

Los detalles fueron DIY por una mamá que paso muchas horas cuidando detalles y asegurándose que el amor se notase en ellos. 

Y es que me encantan las decoraciones donde aporto mi lado creativo y los protagonistas se involucran y captan la idea a la perfección. 

 

Fue un verdadero placer trabajar con vosotros y ver como si se pueden hacer sueños realidad, hacer las cosas bien hechas y plasmar vuestra felicidad y amor en la decoración de uno de los días más importantes de vuestros peques. Muchísimas gracias por confiar un mí. Gracias a Bea de alquisur y a ese caluroso día que permitío que todo saliese de lujo.