Mi baño en escena...

Mónica nos ha dado las directrices para ponernos en los "zapatos del comprador", pero saber ser el vendedor también tiene lo suyo.

Debemos ser conscientes de que cada uno tiene sus propias manías, como no poder salir sin dejar hecha la cama o no soportar que nuestra pareja deje la pasta de dientes sin tapa. Estudios revelan que nuestras mayores manías las tenemos entorno al baño. Lo de la pasta de dientes es un tema, la tapa del inodoro también, las gotas en el espejo, el vaho de la ducha... etc.

Es por eso que el baño es uno de los lugares que llamarán más la atención del posible comprador o lo alejarán de la idea de comprar nuestra vivienda.

¿Te atreves a MOGUEAR el tuyo?